S?bado, 06 de junio de 2009

 
Caminaba en medio de la niebla, aunque más parecia que las nubes hubiesen bajado a cobijar los sueños que llevaban tiempo gestandose en mi herido corazón. Horas... dias... minutos o segundos, era dificil saberlo, mi conciencia no era capáz de dilucidarlo.
Entre luz y sombra apareció tu silueta, que extraña sensación me embargó cuando en pocos segundos sentí que me rodeabas con tus brazos.

- Llegaste... pensé que ya no te vería.- murmuré.

Sin decir una palabra tus labios rozaron mis mejillas y tus dedos juguetearon con la blanca flor que decoraba mi oscuro cabello. Cerrando mis ojos me voltié buscando tus labios que no tardaron en fundirse con los mios. "no te vallas" me dijiste sin palabras, mi mano se posó en tu mejilla y por respuesta me acerqué más a tu cuerpo.

- No puedo prometerte la eternidad...- dijiste en un suspiro, rompiendo el silencio al que te habias condenado.

- No necesito la eternidad, ni promesas ni mentiras.- respondí.

La niebla se desvanecía dejando al descubierto el hermoso bosque que nos protegía de las intrusiones del exterior. No pude ver el sol, pero aún así todo brillaba, quice pronunciar tu nombre pero al instante tu boca capturó la mia. Una lagrima rodó por tu mejilla, mientras te separabas de mi lentamente alargando hasta lo imposible aquel onirico momento.

Deposité la blanca flor sobre tu mano y volví a besar tu mejilla, sin palabras dije que te esperaria y tu respuesta fue que volverias. Desperté lentamente con las luces del alba. Aún hoy mientras camino por la calle me parece que te encuentro y me dices en tu eterno silencio sin palabras " no te vallas"

Fin


Tags: amor, silencios, melancolía, promesas

Publicado por Firefly_tempestad @ 19:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios