Jueves, 06 de noviembre de 2008


Antes de medianoche.

 

En una noche  oscura, caminando por la calle principal, caminaba  observando las sombras de los árboles. No había luna ni estrellas, o si es que las había no lo noté. A pesar de las farolas  encendidas la calle estaba irracionalmente  oscura.

 

Quería apresurarme, sentía mucha sed, pero  no encontraba ninguna tienda. Me daba la impresión de que yo tenía doce o trece años, no estoy muy segura.

 

Sabía que era peligroso andar por aquí a estas horas, pero yo no sentía miedo, solo estaba apurada porque estaba sedienta.

 

Entré a un supermercado, cuando me di cuenta de que no tenían lo que yo deseaba me rendí, de todas formas ya no sentía sed.

 

Decidí volver  casa. En el camino me encontré con un policía. No pude ver su rostro pero estoy segura de que sonreía. Me preguntó si me encontraba bien, le respondí que sí, que no se preocupara.

 

Continué mi camino hasta llegar a un lugar con varias escaleras. Seguí directo por la vereda hacia mi destino. Un muchacho pasó por mi lado sin mirarme, por seguridad me aparte de su camino. Aunque no pude ver su cara me dio la impresión de que se encontraba aproblemado.

Mas adelante observé como una mujer pelirroja  subía por la misma escalera que yo tenía que usar. Se puso de pie bajo un farol que estaba allí arriba, al parecer esperando a alguien. Ella no me miró, por lo que tampoco pude ver sus facciones, aunque supongo que era bonita, estaba usando un vestido gris, por cierto el cabello le llegaba a la cintura.

 

Su cabello no se agitó, por ello asumí que no había viento.

 

El centro de la escalera estaba profundamente oscuro, de hecho no podía ver los escalones. Subí rápidamente sin mirar atrás.

 

Al llegar arriba creo haber visto a la mujer como por dos  segundos, luego se fue o desapareció, en realidad eso no importa.

 

Miré a mi alrededor, suspiré cuando me di cuenta de que esta calle no tenía salida. No era necesario desesperarse, solo volvería al punto de inicio para comenzar de nuevo.

 

Al dar la vuelta me encontré de frente con un hombre muy alto. A pesar de la luz no pude ver su rostro con claridad, era como si el farol se hubiese apagado.

 

No sé en que momento comenzamos a hablar. Él tenía un aura positiva, me resultaba agradable estar a su lado. No estoy muy segura de quien habló primero ( los recuerdos no están claros en mi mente)

 

Creo que dijo que no era seguro que una niña anduviera por aquí, yo solo me reí con dulzura. De un momento a otro él me estaba abrazando. No sabría decir en que momento nos acercamos tanto.

 

Sus labios se toparon suavemente con los míos, en un beso dulce, tierno e inocente. Fue algo sencillo, pero me gustó aquella calidez y seguridad al estar e sus brazos. Él acarició mis labios y menciono que aquella era mi primera vez, sonrió y yo asentí con la cabeza.

 

En el instante mismo que quise acercarme mas y hundirme en su pecho yo desperté.


Tags: amor, sueños.

Publicado por Firefly_tempestad @ 21:23
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios